miércoles, 7 de enero de 2015

La señal WiFi afecta el crecimiento de las plantas Lo demostró un experimento realizado por cinco alumnos de una escuela de Dinamarca.





Un experimento realizado por cinco alumnos de una escuela de Dinamarca reveló que las ondas emitidas por los dispositivos WiFi bloquea el crecimiento de las plantas. Si bien querían ver el efecto que tenía en humanos, no disponían del equipo para demostrarlo, así que decidieron ir por la flora.
Para ello pusieron seis bandejas con semillas de Lepidium sativum, un tipo de lechuga, en una habitación sin señales WiFi y seis bandejas en otra donde había dos routers, que son dispositivos que emiten este tipo de señales. Durante 12 días observaron las plantas y fotografiaron el proceso. Sin necesidad de realizar demasiadas mediciones, los resultaron saltaron a la vista. Aquellas semillas que estaban en la habitación de los routers no brotaron mientras que las otras crecieron de manera normal. Todo esto fue ideado por chinos que notaban que, cuando se dormían con el teléfono cerca de sus cabezas, al otro día se levantaban cansadas. Como los routers irradian las mismas ondas que los teléfonos, decidieron llevar a cabo el experimento. Después del experimento de las alumnas, una catedrática del Instituto Karolinska de Suecia, está interesada en llevar a cabo el mismo el experimento en un ambiente científico profesional.


PROTÉGELES EN TU CASA

Basándonos en la evidencia científica actual, las recomendaciones de los expertos y aplicando el Principio de Precaución, proponemos las siguientes medidas para reducir el riesgo derivado de la exposición a campos electromagnéticos de altas frecuencias:
El uso del wifi debe evitarse, debiéndose sustituir por tecnologías más seguras para la salud, como el cableado estructurado. La radiación del wifi afecta a todos, especialmente a bebés, niños y mujeres embarazadas.
Los niños y adolescentes menores de 16 años no deberían estar expuestos en ningún momento a la radiación proveniente de wifis y otras tecnologías inalámbricas (como móviles, teléfonos DECT, tablets, consolas con conexión wifi o mandos inalámbricos...)
Debemos conocer las fuentes de emisión de radiaciones electromagnéticas en nuestro hogar.
Debemos educar a nuestros hijos en el uso racional de las nuevas tecnologías,reduciendo tanto como sea posible su exposición a potenciales riesgos.

Si, a pesar de todo, nuestros niños van a utilizar dispositivos de juego y aprendizaje, como tablets, es posible reducir los riesgos tomando una serie de medidas sencillas:
siempre la reducción del riesgo viene por disminuir la intensidad y duración de la exposición
descargar los elementos (vídeos, documentos, aplicaciones...) a utilizar en ausencia del niño; después desactivar el modo wifi y entregarle el dispositivo
no permitir que el niño esté "pegado" a la tablet: que acerque su cabeza, se la ponga sobre las rodillas... una mesa con un soporte es una buena opción
evitar períodos prolongados de utilización del dispositivo
estar atentos a posibles síntomas que pudiese presentar el niño: dolor de cabeza, cansancio, nerviosismo, trastornos del comportamiento...

Las siguientes recomendaciones están basadas en los consejos que el Colegio de Médicos Austríaco(1) realiza para disminuir el impacto negativo de las radiaciones electromagnéticas en el hogar:
evitar los teléfonos inalámbricos DECT; elegir los tradicionales teléfonos fijos de cable
evitar los puntos de acceso inalámbrico o routers wifi; elegir clableado en su lugar
eliminar la corriente eléctrica (apagando los fusibles) en el dormitorio mientras se duerme
desconectar todos los circuitos electricos no esenciales en el piso o edificio
elegir para la colocación de la cama o lugar de trabajo (donde pasemos habitualmente bastante tiempo) lugares con la menor exposición posible, considerando el cambio de habitación si es necesario. En caso de recibir emisiones de altas frecuencias procedentes del exterior (antenas, por ejemplo) elegir las habitaciones que no den a la fuente de exposición

El colegio de médicos de Viena (2) hace las siguientes recomendaciones sobre el uso de los teléfonos móviles, los cuales emiten el mismo tipo de radiación que los dispositivos wifi:
Las llamadas a través de un teléfono móvil deben ser mínimas y tan breves como sea posible. Las redes inalámbricas (wifi, WiMax, etc) emiten el mismo tipo de radiación.
Los niños y adolescentes menores de 16 años no deberían usar teléfonos móviles.
Los teléfonos móviles no deben sostenerse pegados a la cabeza para la recepción de llamadas.
Los teléfonos móviles no deben ser utilizados en los vehículos (automóviles, autobuses, trenes), ya que la radiación es más alta.
Al enviar mensajes de texto desde el teléfono móvil , el dispositivo debe mantenerse tan lejos del cuerpo como sea posible.
Al hacer una llamada procure posicionarse a varios metros de las demás personas. La radiación es como el humo, afecta pasivamente a los demás.
Nunca utilice un teléfono móvil para jugar.
Los auriculares también pueden ser peligrosos. El alambre puede atraer la radiación.