lunes, 23 de junio de 2014

LA NOCHE DE SAN JUAN







La festividad de San Juan Bautista es el día 24 de Junio, (muy cercano al solsticio de verano, alrededor del 21 de junio), en España es una festividad de celebración múltiple en muchos pueblos, incluso es sacada su figura en procesión en algunos lugares

Muchos son los rituales propios de la noche de San Juan, la víspera del 24 de Junio, pero todos giran en torno al ensalzamiento del fuego. De hecho, este es el festival del fuego por antonomasia, el rey de los festivales del fuego hasta el extremo de que el culto pagano del fuego y las hogueras, se han conservado más que en otras fiestas, y la costumbre popular ha mantenido su práctica incluso dentro del mismo cristianismo, aunque éste no ha podido dar una explicación religiosa convincente de dicho hábito. El gran protagonista de la Noche de San Juan es el fuego, cuyo fin no sólo es rendir tributo al sol, sino también purificar los pecados del hombre. Antiguamente se realizaban fogatas reducidas en las que se calentaban papas o batatas, que luego eran ofrecidas a los asistentes para así asegurarles alimento suficiente durante todo el año. También se arrojaban a las llamas ropas viejas, papeles, y cualquier objeto que representara un mal recuerdo, y así se exorcizaban los malos sucesos de los doce meses anteriores.

Otra costumbre relacionada con la Noche de San Juan es la caminata sobre el fuego. Los devotos preparan caminos de brasas de dos metros de largo por un metro de ancho y caminan descalzos sobre ellos sin sufrir daños. La celebración es acompañada con bailes, comidas y bebidas.

Realmente la noche del solsticio es la del 21 de Junio aunque la Iglesia la ha adaptado a la festividad de San Juan.

Muchas son las creencias que se relacionan con esta mágica noche, e incontables las tradiciones con las que se la celebra, entre las que podemos destacar las siguientes:

Según se cree, en el exacto momento en que el sol ilumina el amanecer del día 24, las aguas de fuentes y arroyos están dotadas de poderes especiales para curar y brindar protección a la gente.

Quien se baña en el rocío que cae esa noche quedará protegido durante todo el año.
Meterse desnudo y de espaldas al mar, mirando la luna, permitirá a quien lo haga obrar ciertos prodigios.

Quien se coloca debajo de una higuera con una guitarra en sus manos puede aprender a tocarla de forma inmediata.

Los solteros y solteras que al comenzar el 24 se asomen por la ventana de su casa verán pasar al amor de su vida.

Si se quema un papel donde se haya escrito aquello que se quiera olvidar, se puede lograr bienestar por todo el año.

Si una mujer se mira desnuda y de espaldas en un espejo, a media noche y con la luz de una vela, verá el momento de su muerte.

Quien madrugue el día 24 no pasará sueño el resto del año.

En Andalucía al igual que en Canarias, España, se hacen hogueras con un pelele (muñeco de trapo similar a un espantapajaros) denominado "Jua" (quemar el Juan), (noche de los juanes)y en las zonas costeras el rito se hace cerca de la orilla del mar, con peticiones y promesas de muy diversa índole.

El solsticio de verano coincide con la maduración y recolecta del fruto de la higuera de higos negros (exteriormente negros) denominada breva.
Los rituales de la noche de San Juan


Las cinco historias más misteriosas de la noche de San Juan


1. La Santa Compaña

Esta es una antigua leyenda de Galicia en donde dicen que para la noche de San Juan, la Santa Compaña (procesión) se aparece en los cruces de caminos para pedir el alma de quien pronto dejará el mundo de los vivos. Los perros anuncian su llegada con histéricos aullidos mientras que los gatos huyen y se esconden. Se crea un silencio sepulcral que de vez en cuando es interrumpido por una campanita y los rezos fúnebres del rosario. Cuentan que quien recibe la visita de la Santa Compaña morirá antes de un año.

2. La leyenda de la encantada

Hace mucho tiempo había una princesa llamada Dulciades, hija del señor de un castillo. Ella es raptada por Draskolín, un cruel príncipe de un reino cercano, quien además asesina a la empleada personal de la princesa pero antes de fallecer, le lanza un hechizo al príncipe. Al poco tiempo este muere, por lo que su padre culpa a la princesa y le dice a una bruja negra del reino que prepare una poción para encantar a la princesa y así que reciba su castigo por la muerte de su hijo. La princesa se toma el brebaje y queda dormida en un estado letárgico, pero una vez al año, para la noche de San Juan ella logra escapar de su cuerpo y se sienta cerca de un lago a peinar su larga cabellera rubia. Ahí espera hasta que pase alguien cerca del castillo y pueda ser su víctima, ya que dicen que si la miras fijamente a los ojos por un rato, ocuparás su lugar.

3. No sólo los espíritus están cerca

Muchas mujeres y hombres hacen rituales para ayudarlos en el amor, dinero, carrera o salud. También tratan de ocupar este día para intentar comunicarse con sus queridos fallecidos que en San Juan se supone que las puertas de los dos mundos se abren. Pero cuenta una historia de que si tu te paras al frente del espejo con la luz apagada el 24 de junio, y esperas las 12 en punto de la noche, que es cuando empieza esta festividad recibirás una visita no deseada. Tienes que mantener los ojos cerrados para los último minutos antes de las 12, y luego abrirlos cuando sea la hora, así dicen que podrás ver al diablo en el espejo.

4. Los caballucos del diablo

Cuidado para los que planeen celebrar esta festividad tratando de imitar antiguos ritos paganos, ya que dicen que hay seres de otros mundos que son atraídos por la luz de las fogatas y su único deseo es interferir con los sueños de los mortales. Hay que tener cuidado con no despertar la ira de estos seres ya que siempre están al acecho. Los caballucos del diablo son tres corceles alados que de manera veloz e imprevisible se deslizan por el cielo atemorizando a todo el que encuentren.

5.- Desapariciones

Hay un misterioso caso en España, en Collbató cerca de Montserrat (Barcelona) que trata de una serie de desapariciones todos los 24 de junio para el día de San Juan. Personas de la localidad se desvanecen sin dejar rastros todos los años para esta fecha, nadie nunca más ha sabido de ellos. El primer caso fue en 1975: un vecino volvía de apagar un incendio forestal junto con unos amigos, hasta que él, que era el que vivía más lejos, siguió su camino solo. Nunca más se supo de él, ni vivo ni muerto.
Miles de hogueras iluminan la noche de San Juan y el aire se impregna del delicioso olor que llega desde las parrillas. Se cultiva el culto al cuerpo, pero bien entendido. Que no falte de nada.
Todos los años, el 23 de junio a las 12 de la noche, los más supersticiosos y los más fiesteros realizan varios rituales para aprovechar las energías mágicas de la noche de San Juan. Pero, ¿de dónde viene esta magia? Todo se relaciona con San Juan el Bautista y el solsticio del 21 de junio.


El 24, se celebra el nacimiento de San Juan, quien preparó a la humanidad para la llegada de Jesús. Su nacimiento ocurrió en unafecha muy cercana a un solsticio (de invierno para el hemisferio sur, y de verano para el hemisferio norte), lo que quiere decir que lo que está en juego son poderosas energías solares actuando en la Tierra.

Pasar por encima de las hogueras que se encienden esta noche o meterse en el mar y saltar olas, son sólo algunas de esas leyendas que permiten, según se dice, que se cumplan algunos de los deseos que pedimos durante esta noche tan llena de magia.

El fuego dará protección todo el año a aquellos que se atravan a saltar por encima de las llamas. En Galicia el ritual marca que es necesario saltar nueve veces mientras que en Alicante y Valencia siete es el número mágico.

Si cuando se está saltando al fuego se arroja una trenza hecha con flores o cintas de colores a la persona amada y esta la recoge antes de que caiga, habrá felicidad entre ambos y buena fortuna.

El agua es otro elemento importante. Darse un baño en el mar durante la noche de San Juan, asegura salud para todo el año. Si se saltan nueve olas dando la espalda al mar, se consigue también la eliminación de energías negativas y aumentar la fertilidad femenina.
En Andalucía la gente se lava la cara a medianoche con la intención de mantenerse sanos o guapos (según las versiones) todo el año. Un detalle: esa noche nadie puede mirarse al espejo después de bañarse si se quiere que el hechizo sea efectivo.

Las plantas juegan un papel importante en esta noche de rituales. En Galicia se recogen plantas aromáticas de varias clases que se dejan en agua para lavarse en la mañana siguiente; se le atribuyen propiedades terapéuticas y limpiadoras. También se hacen dibujos o manchas de tinta para adivinar el futuro, ya que esa noche todo es posible.
Otros rituales para tus propósitos

La tradición nos proporciona varios rituales mágicos relacionados con la noche de San Juan. Estos son algunos de ellos:
Para conseguir un deseo pon bajo tu almohada una rama de hiedra común y un papel blanco con un mensaje positivo escrito. Antes de irte a dormir enciende una vela blanca, deja que se consuma. Introduce junto al papel y la hiedra la cera que haya quedado y acuéstate. Al día siguiente quema el papel y entierra todos los elementos bajo tierra para que haga fructificar tus esperanzas.

Si lo que deseas es encontrar el amor antes de las doce de la noche de San Juan enciende dos velas rojas en tu dormitorio. Escribe en un papel tu nombre y el de la persona a la que deseas atraer. En el caso de que no conozcas a nadie concreto pon las iniciales A. G. (alma gemela). Luego pon a cocer hasta llegar a ebullición: tres partes de milenrama, tres partes de lavanda, tres partes de verbena, 12 pétalos de rosa roja y una parte de jengibre. Una vez hecho esto, cuela la infusión y déjala enfriar. Después rocía con ella tu dormitorio. Dobla el papel con el resto de la cera y guárdalo bajo la almohada. Es posible que tengas algún sueño profético sobre tu futuro sentimental.

Para tener sueños proféticos recoge 9 flores de cualquier clase y colócalas bajo tu almohada. Acuéstate y pide que el sueño te revele algún aspecto que desees conocer sobre tu futuro.

Pide un deseo: pon muérdago bajo tu almohada y se convertirá en realidad.

El agua de manantial recogida la mañana siguiente a la noche de San Juan tiene propiedades curativas y ahuyenta el mal de ojo. Asimismo,lavarse la cara y el pelo con esta agua o la de rocío de la noche de San Juan asegura salud y belleza para el resto del año.

Hacer una cruz en los árboles a medianoche hace que las promesas hechas junto a ellos se mantengan toda la vida.
Para conseguir que un deseo se cumpla la víspera de San Juan se planta una hortensia en una maceta. Si florece, las aspiraciones se harán realidad.

La fertilidad de la tierra se consigue enterrando en ella un pedazo de vela que haya ardido durante la noche de San Juan.