sábado, 12 de abril de 2014

Cruz cósmica y Eclipse de Luna llena en 15 de abril de 2014


 por la potencialidad de las energías arquetípicas implicadas en esta configuración. Estas energías actuaran como una especie de entrada hacia nuestro inconsciente individual y grupal, con el objetivo de que podamos resolver asuntos urgentes, que nos mantienen atrapados en la inercia de conductas y hábitos destructivos, como humanidad y como individuos.
Mi idea es exponer los arquetipos implicados, así cada uno podrá hacer su propia interpretación adaptada a su nivel de conciencia individual.




Esta es la configuración planetaria que tendremos el próximo día 15 de abril de 2014. En esta fecha tendremos Luna llena y un eclipse total de Luna, que además coincide con la Pascua Judía.

En primer lugar voy a explicar el significado astrológico, desde el punto de vista de la Psicología Astrológica de esta figura de aspectos, me refiero al dibujo de la figura. Generalmente a esta configuración se la suele denominar “Cruz cósmica”, por las dos oposiciones que se cruzan formando una cruz, también se la denomina “cruz kármica”, por su carácter marcadamente kármico. En Psicología Astrológica se la denomina “Cuadrado de rendimiento”. El “Cuadrado de rendimiento” es una figura muy potente cargada de una inmensa energía. Está formado por dos oposiciones (interior de la figura) y cuatro cuadraturas (exterior de la figura). La energía se acumula en el interior de la figura como si se tratara de una batería, que se irá descargando hacia el exterior, potenciando las energías de los planetas implicados y de los signos donde se encuentran. Las diagonales rojas interiores, acumulan la energía que procede de la fuente central de la vida, como si fueran acumuladores de baterías casi inagotables, que se recargan continuamente. Su funcionamiento es parecido al de una puerta giratoria, tiene la capacidad de cambiar la dirección en un instante, pasando de un mundo a otro completamente distinto.


Es importante destacar que la fuerza y el dinamismo este gran cuadrado, se origina por los aspectos rojos implicados, y el color rojo es la motivación cardinal. La palabra “cardinal” significa “primero” o “principal”, esto es porque lo cardinal tiene que ver con el primer impulso, la energía primordial de la que todos emanamos. Lo cardinal por tanto tiene que ver con la energía, los inicios y los cambios urgentes.


SIGNOS IMPLICADOS

En la “Cruz cósmica” que se formará el próximo 15 de abril de 2014, hay una exaltación de la motivación cardinal, porque además de ser una figura de aspectos de marcado significado cardinal, se establecerá en los cuatro signos cardinales: Aries (Casa 1), Cáncer (Casa 4), Libra (Casa 7) y Capricornio (Casa 10). Los signos cardinales son los más destacados del horóscopo, se denominan “angulares”, y son fundamentales en la carta natal, ya que son los ejes principales de las casas, y representan el espacio de los cuatro ejes cardinales (Norte, Sur, Este y Oeste). Estos ejes están relacionados con el simbolismo de la cruz y el espacio-tiempo matricial.




En la cruz cardinal es donde mejor se expresa la energía de los aspectos rojos de la “Cruz cósmica”, ya que en esta figura, hay disponible una cantidad enorme de fuerza impulsiva. Podemos imaginarnos la figura como una rueda de fuego girando a toda velocidad. Existe un potencial de rendimiento enorme que funciona a gran velocidad.


Por tanto tenemos aquí los cuatro signos cardinales implicados: Aries, Cáncer, Libra y Capricornio. Vamos a explicar uno a uno los arquetipos de los signos por polaridades, y después los relacionaremos con los planetas involucrados en cada signo.


Aries (casa1) – Libra (casa 7)

En este eje predominan el dinamismo, la actividad y los procesos creativos. La lucha existencial se muestra en su forma más dura, pero en él también se producen los encuentros motivados por el amor.


Aries, el signo de los nuevos comienzos y de la voluntad. Aries transmite a nuestra vida planetaria las energías del Primer Rayo, el Rayo de Voluntad o Poder, representa un principio que emana de un núcleo. Durante el mes de Aries tenemos la oportunidad de colaborar con esta fuerza ariana renovadora que, como el efecto purificador del fuego, nos permite acabar con viejos estados no deseados. Todo lo que Aries piensa se ve impulsado hacia la manifestación y la realización. Aries también es un signo de purificación, puede deshacer las formas mentales de miedo, depresión y desaliento que él mismo creó empleando la misma fuerza creativa que utilizó para erigirlas.


Libra simboliza la etapa intermedia o el punto de equilibrio entre dos situaciones, en los períodos de avance del proceso de desarrollo y en las crisis de decisión. Libra es el signo en el que se produce la reversión de la rueda de la vida. Aquí se debe decidir hacia qué lado se va a inclinar la balanza. ¿Proseguirá la persona concentrándose en lo material, esto es, continuará hacia Virgo, o iniciará el proceso de desarrollo espiritual, es decir, cambiará la dirección y continuará hacia Escorpio? Bajo la influencia del aspecto material de Virgo, se puede evidenciar un lento surgimiento de la vibración del alma, indicando la existencia de la vida espiritual oculta que la Virgen madre cuida y protege. Tras la reversión de la rueda, el camino conduce hacia Escorpio, donde la personalidad percibe la vida activa del alma y tienen lugar las pruebas y las luchas entre el alma y la personalidad, entre las tendencias hacia lo superior y hacia lo inferior, entre los valores materiales y los valores espirituales.


Desde la perspectiva esotérica, Libra es el signo de la decisión. El alma se encuentra en un cruce de caminos y debe elegir el camino correcto. En el horóscopo, esta bifurcación del camino está relacionada con el paso del hemisferio inferior o hemisferio inconsciente al hemisferio superior o hemisferio consciente.


Cáncer (casa 4) – Capricornio (casa 10)

En este eje las tensiones que se producen se deben a la polaridad entre colectivo (casa 4) y el individuo (casa 10). La tensión por tanto, se produce por las luchas de poder entre lo que representa la colectividad y lo que representa la individualidad. Cáncer, como signo de la dependencia del colectivo o del instinto de rebaño, es el polo opuesto al estado de conciencia individual que se alcanza en Capricornio, el signo de la individualización.


En Cáncer llegamos al punto más bajo del zodíaco, lo cual simboliza el acceso al inconsciente colectivo, al espacio arquetípico y a las capas más profundas de nuestro ser. El acceso al verdadero yo, mediante el que estamos unidos a todo lo viviente.


Cáncer es el signo de la pertenencia a un colectivo, a un grupo o a una familia. La fuerza del colectivo es identidad de vibración (vibración en la misma frecuencia o nivel), y la conciencia grupal también lo es. La primera es inconsciente, mientras que la segunda presupone conciencia. La conciencia grupal es un estado que sólo se experimenta cuando el individuo, unido al espíritu del grupo presta un servicio al mundo y da al colectivo una nueva dirección, es decir, fecunda de nuevo el espíritu colectivo renovando las cosas.


La identidad de vibración se puede conseguir horizontalmente o verticalmente. En el plano horizontal supone alcanzar la misma vibración que el grupo y, en el plano vertical, alcanzar la misma vibración que nuestro verdadero yo.


Cáncer es un signo de agua y femenino, el nivel emocional está especialmente activo y, en cierto modo, puede describirse como el campo de la gestación. Este período es similar a la etapa de la concepción, en la que una espera pasiva permite la fecundación por parte del espíritu.


Esencialmente se trata de comprender el signo de Cáncer como una de las dos puertas de la rueda del zodíaco, a través de la cual el alma entra en el mundo de la manifestación externa. Esta puerta está aliada a la naturaleza material y a la madre de las formas, mientras que la otra puerta, Capricornio, está aliada al espíritu, «el Padre de todo lo que Es». Por lo tanto, el tema que nos ocupa hace referencia a la gran tensión entre espíritu y materia, entre padre y madre, y entre lo colectivo y lo individual.


Desde el punto de vista espiritual, el signo de Capricornio es un símbolo de iniciación. Una iniciación en la que, mediante la energía de la voluntad, el ser humano obtiene poder y autoridad espiritual, y se libera de las influencias ajenas y las presiones externas.


El lado oscuro de Capricornio, podría ser representado por un tirano, un déspota y la expresión negativa de una personalidad fuerte. Sería el caso de la persona que se aferra con todas sus fuerzas a su posición en el mundo, que se agarra a su status y a los viejos principios y costumbres que en el pasado le sirvieron para obtener el éxito y para conseguir una posición destacada.


PLANETAS IMPLICADOS
Las oposiciones son fuerzas que generan una polarización entre dos energías opuestas. En esta configuración hay dos:



Urano en Aries en oposición a Marte en Libra: Estos dos planetas se caracterizan por su radicalismo, y sus energías suelen atraer acciones drásticas e inesperadas. Marte el guerrero, está dispuesto a batallar de manera violenta para conseguir sus objetivos. Marte situado en Libra; signo de la diplomacia y el equilibrio, se opone a Urano y al signo que rige; Aries. Urano es un planeta de reacciones inesperadas y creativas. Libra es el signo de la justicia y de la toma de decisiones, y da el paso para separar la verdad de la mentira. Consecuentemente, nos podemos encontrar con sucesos que impliquen a la justicia, con situaciones que requieren acciones inesperadas, tajantes y decisivas, en política y en economía.


Plutón en Capricornio; Júpiter en Cáncer: La combinación de estos dos planetas crea una energía muy potente. Plutón tiene relación con lo oculto y con el poder. Plutón está situado en Capricornio, que también es un signo que implica poder y autoridad, que como todo, puede ser usado de forma positiva o negativa. Júpiter tiene relación con la expansión, la riqueza, y en su aspecto negativo con la codicia. En Cáncer, esta riqueza se relaciona con el colectivo. Júpiter y Plutón tienen un arquetipo muy potente de poder, y hoy en día, el dinero y la política es lo que más poder genera, por lo que juntos, estos dos planetas se convierten en representantes del “gran poder”. Esto puede tener relación con el poder financiero, y con sumas de dinero oculto al público, dinero que se mueve en los bancos o instituciones financieras. Por otra parte, los secretos ocultos, que se relacionan con Plutón van a seguir saliendo a la luz, y la verdad continuará expandiéndose.


Esa tensión, en última instancia, tiene un origen espiritual. Estas energías se plasman en sucesos relacionados con el poder, la política y el mundo financiero, pero su origen está más allá de lo manifestado; entre el espíritu y materia. Una vez producida la ruptura, el cambio se inicia de manera irreversible.


LUNA LLENA CON ECLIPSE TOTAL
El 15 de abril de producirá un eclipse total de Luna en Libra. El arquetipo del signo de Libra estará también presente en el eclipse.


Los astros influyen en el comportamiento de las personas. La Luna y el Sol son los astros más venerados por las culturas ancestrales. Los eclipses tenían un significado especialmente mágico para estas culturas, porque liberaban energías muy potentes. Los eclipses lunares afectan a las emociones y al inconsciente, mientras que los eclipses solares afectan más a la esfera de la consciencia objetiva.


Los eclipses de Luna nos ofrecen la oportunidad de descargar los condicionamientos psíquicos que lastran nuestro desarrollo. Estos condicionamientos tienen relación con la sombra de nuestro inconsciente, la cual negamos, escondemos y proyectamos, pero que en cualquier caso, no reconocemos como nuestra. Esta sombra, que puede ser individual o colectiva, emerge en momentos propiamente energéticos, con la intención de que sea reconocida y trascendida.


PASCUA JUDÍA

El día 15 comienza la Pascua judía. Esto tiene un valor emblemático dentro de todo este entramado simbólico-energético.


La Festividad de Pascua en Aries, marca un nuevo comienzo. En esta festividad se conmemora la muerte y la resurrección de Cristo. El énfasis de la celebración de la Pascua está en la resurrección y en la renovación, su símbolo es el Cristo resucitado, pero también el Ave Fénix que resurge de sus cenizas. La primavera supone una renovación, un nuevo inicio, y esta renovación es algo que todos podemos experimentar en nuestro interior, si nos unimos a la naturaleza en la eclosión de la vida que se produce en primavera y nos dirigimos hacia nuevas metas espirituales.






El próximo 15 de Abril habrá un eclipse total de Luna. El máximo del eclipse será a las 17:46 de TU (en http://wwp.greenwichmeantime.com/ podes convertir TU en el tiempo en el que sucederá el máximo en tu ciudad). Este eclipse tiene particularidades según algunas profecías biblícas. Pero todo tiene explicación científica.







Una de estas peculiaridades es que la Luna se verá roja. ¿Por qué? No será sangre. Tiene una explicación científica. La Luna se volverá de color rojizo debido a la refracción de los rayos solares en la atmósfera terrestre. La atmósfera terrestre está llena de partículas de polvo que absorben la luz (por eso vemos los atardeceres y amaneceres rojizos). Estas partículas causan que unos pocos rayos solares reboten en nuestra atmósfera y se refracten hacia la luna. Esta re dirección de unos pocos rayos solares hacia la Luna, que no se encuentra iluminada directamente por el Sol causa una Luna Roja.


Otra pecularidad de este eclipse es que será el primero de los cuatro lunares totales que los habitantes de la Tierra podrán observar en los próximos dos años, la llamada tétrada. La tétrada ocurrirá en intervalos de aproximadamente seis meses, los tres finales se avistarán el próximo 8 de octubre, y en 2015 el 8 de abril y el 28 de septiembre. Las tétradas de eclipses de Luna no son nada único, ya que se han producido anteriormente. Sin embargo, en el curso de 300 años desde 1600 no hubo ninguna. Según el experto de la NASA Fred Espenak, en este siglo se producirán nueve.