lunes, 3 de febrero de 2014

La Adoula. Tu Guía en el nacimiento espiritual


Adoula es un nombre antiguo que significa “conector” o “conector de nacimiento”. Se refiere a la tercera parte imparcial que es experta en hacer la conexión con el nuevo bebé. La palabra también significa alguien que ayuda con las energías de maternidad del Espíritu.

Hoy el proceso de embarazo y parto es considerado solo un proceso clínico (médico y hospitalario).

Pero este proceso es solamente el RESULTADO de lo que ocurre con el bebé, en otros planos: porque ¡el nacimiento es un proceso espiritual primero! y las experiencias que el bebé tiene al pasar por el canal del nacimiento (durante los nueve meses) influyen drásticamente en el tipo de experiencia que los padres van a tener durante este periodo.

Los posibles bloqueos energéticos en el cuerpo de la madre ó el padre, provenientes de sistemas de creencias, experiencias previas, información genética, etc., son también factores a tener en cuenta en el trabajo con su Adoula, para crear juntos una experiencia llena de gozo y beneficiosa para toda la familia.



La Adoula, (llamada también Caminante del Sueño del Nacimiento o Matrona espiritual) es la persona entrenada para trabajar con los padres que están esperando un hijo, desarrollando una conexión fuerte, profunda, más espiritual y energética entre el bebé y los padres, tanto con la madre como con el padre.



La diferencia básica entre una Doula y una Adoula es que la Adoula trabaja con el alma entrante desde los planos no físicos, creando la conexión y ayudando al alma en su viaje desde los reinos no físicos hasta el cuerpo biológico mientras que la Doula suele trabajar con la mujer solo en el campo emocional y físico. Antes, en la Grecia antigua, había Adoulas y sus servicios a la mujer se prestaban tanto en ámbito espiritual como emocional e físico.




Lo que ocurre en el plano espiritual es lo que determina todo el resto de la experiencia del embarazo para la familia y el bebé en el plano físico.



El camino que hace toda alma que quiere nacer en un cuerpo físico resulta bastante traumático y caótico y como consecuencia la madre y el padre experimentan desequilibrios y malestar en el proceso del embarazo, teniendo en muchas ocasiones experiencias desagradables durante la gestación, parto y post-parto.



El Adoula refuerza la conexión entre el bebé por nacer y los padres y al hacer esto, este vínculo crea un “camino seguro” para el viaje del alma del bebé. Esto facilita, enriquece y permite un proceso de gestación sin dificultades y donde los padres sentirán la conexión y la maravillosa experiencia que están teniendo.

Como consecuencia el proceso del embarazo y del parto físico es más suave y más satisfactorio.



Trabajar con una Adoula es también un trabajo extremadamente gratificante y beneficioso. Es una cosa feliz. Es una cosa alegre, sobre todo cuando “sabes” / sientes que tu futuro bebé ha hecho la conexión contigo, como resultado de tu elección consciente y clara.



¡Ser padres puede ser una elección consciente no una casualidad!



ALGUNOS DE LOS BENEFICIOS DE ESTE TRABAJO:
Mejorar la relación entre los padres y el hijo que todavía no ha nacido, puede producir los siguientes beneficios para los padres:

Siguientes beneficios para los padres:


* Reducir en un 50% la necesidad de una cesárea debido al mejor equilibrio biológico de la madre

* Reducir en un 50% la necesidad de analgesia epidural u otra medicación durante el parto

* Eliminación de la ansiedad y depresión después del parto; se eliminarán muchos de los problemas relacionados con la lactancia materna y otros problemas emocionales que se producen después del nacimiento

* Aumenta la tasa de fertilidad en un 50%

* Reducir la ansiedad de la madre durante todo el proceso del embarazo parto y post-parto

* Aliviar el parto considerablemente

* Elimina el misterio relacionado con el nacimiento, porque los padres ya conocerán al niño; así que la ansiedad, el miedo y la incertidumbre van a desaparecer. Algunos de los cambios biológicos inusuales que experimenta la mujer así como las necesidades biológicas inusuales van a desaparecer también; esto va a ser una experiencia absolutamente hermosa y espiritual

* Elegir el tipo de niño, en cuanto a la conexión: karmica, ancestral, niño cristal, etc y se ofrecerá la opción de elegir una conexión diferente

* Establecer una hermosa alianza con el cuerpo y poder elegir la fecha del parto

* Obtener información valiosa sobre quiénes son esos niños, antes de nacer; en todos los casos, después de que los niños hayan nacido, los padres tienen muy claro que este niño es el Ser con el que se han conectado previamente

* Debido a que este trabajo facilita una conexión con el niño, permite a la Adoula espiritual trabajar tanto con una pareja o un individuo que están adoptando, como con una madre de sustitución. Esto aporta una increíble ayuda para las parejas adoptivas y les permite establecer una conexión con el bebé, mientras están fuera de los procesos físicos del embarazo

* Ayuda a establecer un vínculo duradero entre padres e hijos; la información y el conocimiento intuitivo que los padres reciban durante el trabajo con la Adoula es una gran ayuda para ellos en la crianza de esos niños

* Debido a que existe una conexión clara y equilibrada con el niño, esto establece un mejor equilibrio biológico en la madre. “Estamos asegurando que, no sólo la biología está sana y que la biología acepta, sino que también se han realizado correctamente todas las conexiones etéreas”.


Beneficios para el bebé:

* Vendrá en el plazo de tiempo adecuado

* Será más sano (le será más fácil entrar en un cuerpo físico)

* Será más feliz – sabe que fue elegido y que es amado y aceptado

* Será más sano, especialmente durante el primer año o dos

* No llorará tanto por sentir malestar en el cuerpo físico como malestar que se siente que proviene de los padres

* Avanzará más rápido en los primeros cinco o seis años de vida – será más inteligente

* Será más flexible

* No tendrá el nivel de sensibilidad, como alergias y enfermedades que son comunes en los recién nacidos.