viernes, 6 de septiembre de 2013

EXPLICACION CIENTIFICA DE LA PERCEPCION DE FANTASMAS



Los seres humanos a menudo operan en sincronía con otros. Me acuerdo de los grupos de mujeres que trabajan o viven juntas y menstrúan a la misma hora, como si sus sistemas hormonales buscasen una cierta resonancia de unidad y armonía, y ajustan en consecuencia los cuerpos individuales.

Pero los cuerpos no son las únicas cosas que resuenan. La física quántica nos ha enseñado que no hay tal cosa como un espacio vacío, y el llamado vacío de espacio, a menudo llamado el Campo de Punto Cero (ZPF), está lleno de fluctuaciones cuánticas que muestran una resonancia, una vibración."



Nada no vibra. No hay tal cosa como cero, muerto, todavía. Todo lo que existe emite una vibración de una frecuencia determinada. Cada planeta, cada persona, cada partícula.

Los músicos saben que cuando una cuerda de guitarra es arrancada de un instrumento en una tienda de música, todas las otras guitarras en la misma habitación vibrarán a ese tono. Los curanderos se refieren a esto como "arrastre", cuando dos objetos (¡o personas!) en cercana proximidad, vibrando en diferentes frecuencias, comienzan a alterar sus vibraciones hasta que están vibrando a la misma o casi la misma frecuencia.



El Campo de Punto Cero podría actuar como un campo de "arrastre" o resonancia, donde las vibraciones de las partículas se ajustan a frecuencias específicas, creando diferentes formas de materia, energía e interacciones. Otros científicos creen que este campo tiene diferentes nombres.

En 1998, el físico Paul Steinhardt y sus colegas acuñaron un término que describe un campo misterioso de lo que se cree que es energía oscura, o una "quinta esencia". Lo llamaron "quintaesencia".



Basado en una idea propuesta anteriormente por la físico de Fermilab, Colina Chris y su colega Josh Freeman, quintaesencia sugirió que, al igual que la constante cosmológica de la visión de Einstein, esta esencia llena todo el espacio "vacío" con una forma de materia-energía que se puede cambiar en fuerza.



Algunas partes del espacio pueden tener una quintaesencia más gruesa, otras una delgada "capa", creando un campo invisible de esencia que no tiene dirección, como un campo vectorial, sólo magnitud, como un campo escalar.

Descrito como energía cinética por Tom Siegfried en Materia extraña, la fuerza de este campo se mediría por la rapidez con la que se acerca al punto cero. Debido a que se cree que la quintaesencia ejerce presión negativa, se dice que es un campo escalar que rueda lento, que no cambia muy rápidamente durante un periodo de tiempo.



Sea o no que la quintaesencia es la energía oscura tan anhelada por los físicos, decidirá el destino del universo mismo, a causa de su relación con la expansión. La presencia de una energía negativa en el espacio, posiblemente, detendrá la expansión.

Aparte del papel que juega la quintaesencia en el resultado del destino de nuestro universo, también puede desempeñar un papel en la forma en la que interactúan o resuena la materia y la energía.



La naturaleza está llena de señales de la importancia de la resonancia y de la belleza de la sincronicidad. Desde la base física de toda la composición musical a los complejos coeficientes matemáticos del mundo natural, parece que hay un elemento de "disposición" que resulta en un patrón visible.


El físico David Bohm cree que detrás del mundo físico, tangible, hay uno mucho más misterioso, el orden más profundo de la "totalidad no dividida".



Llamó al mundo visible el orden explicado, y al mundo más profundo, el orden implicado, y utiliza la analogía de una corriente que fluye para describir su realización de unidad inquebrantable.


"En esta corriente, se puede ver un patrón siempre cambiante de vórtices, ondas, olas, salpicaduras, etc., que evidentemente no tienen existencia independiente como tal. Más bien, son abstraídas del movimiento fluido, surgiendo y desapareciendo en el proceso total del flujo.



Tal transitoria subsistencia como puede ser poseída por estas formas abstraídas implica sólo una relativa independencia o autonomía de comportamiento, en lugar de una existencia absolutamente independiente como sustancias fundamentales."

Esas palabras más bien filosóficas vino de Bohm La totalidad y el orden implicado, que escribió en 1980, y sugirió que el mundo del orden implicado era similar a un holograma, donde complejos patrones de interferencia parecen ser caóticos y desordenados a simple vista, y sin embargo, en un nivel más profundo, poseen un patrón que está oculto o "envuelto" en todo el objeto.



Bohm sugirió incluso que el propio universo era como un holograma que fluye, o "holo-movimiento", que contenía orden a un nivel implicado.



El orden explicado sería la proyección desde mayores dimensiones de la realidad, y cualquier aparente estabilidad de los objetos y entidades es realmente un proceso sostenido de envolvimiento y desenvolvimiento. Nada sólido es realmente sólido a nivel implicado.

Bohm también creía que había un potencial superquantum, o un superior "superimplicante" que opera el orden en el universo, y que la conciencia y la vida se introducen dentro, con disposiciones con la materia apareciendo en grados variables de "despliegue".



Incluso afirmó que la separación de la materia y el espíritu no es más que una abstracción, que el "suelo es siempre uno.

Todo es vibración 

El estudio de la música (y los patrones de geometría sagrada) sugieren una invisible "implicada" naturaleza vibratoria.



La Física vibratoria simpática es un término asignado a un "universo musical", una interesante teoría alternativa de la realidad, propuesta por Walter Russell en un nuevo concepto del Universo.



Russell cree que no existe nada en la naturaleza que no sea vibración. Trata de crear un paradigma de la realidad usando una teoría de ondas y vibraciones basada en la obra de conceptos de John W. Keely de una vibración simpática que conecta todas las cosas y energías, y que la armonía de estas vibraciones crea lo que vemos.

Russell y Keely sugieren que la música puede ser considerada como un modelo de la orden encontrada en el universo, con la vibración o sonido organizado siguiendo los principios de la estructura y el comportamiento que convierte el sonido en armonías. Estos principios son similares a los que rigen otros patrones vibratorios del universo.

Tomar la idea de que todo es el resultado de una vibración, e incluso la energía de punto cero en el vacío cuántico se ha demostrado que se "agita" o vibra. Todo tiene su "vibración." Podemos ir a decir que las cosas tienen diferentes "acordes" o "firmas de vibración", y eso es lo que hace que una cosa discernible de la siguiente.



Se parece mucho a la teoría de las super-cuerdas, con diminutas cuerdas cósmicas vibrando en el corazón mismo de la existencia.


Las vibraciones son dinámicas, que interactúan entre sí y con su entorno, creando diferentes tonos y acordes y armonías. En cierto sentido, las vibraciones son más fundamentales a la realidad que la más pequeña partícula subatómica, porque en cierto sentido, eso es más pequeña partícula... una vibración.

Lo más emocionante de este campo vibratorio invisible, sin importar la forma que podría tomar, es la potencialidad que contiene. Potencial como una fuente de todas las otras fuentes. Potencial como un campo de energía pura en el que se creó toda la materia y fue lanzada en el orden explicado.



El potencial aún es una puerta a otras dimensiones o niveles de la realidad, donde las cosas como fantasmas, ovnis y habilidades psíquicas son la norma.

"Cinética Subquántica" y "campos morfogenéticos" 

El físico Paul LaViolette escribe extensamente sobre la "transmutación de éter" en su libro, el Génesis del Cosmos - La Antigua Ciencia de la Continua Creación (Genesis of the Cosmos - The Ancient Science of Continuous Creation).



Este éter, que es la base de la teoría de LaViolette de "cinética subquántica", se describe como un substrato activo que difiere de los éteres mecánicos una vez considerados en los siglos anteriores.



LaViolette afirma,


"Las concentraciones del sustrato que componen este éter son los posibles campos energéticos que forman la base de toda la materia y la energía en el universo."

Las reacciones de éter causan gradientes de campo de onda que emergen y forman las "estructuras observables a nivel cuántico y fenómenos físicos", incluyendo las diversas partículas, fuerzas, campos y ondas electromagnéticas.

La cinética subquántica que LaViolette propone como una teoría del campo unificado, que llena los vacíos que la física convencional no puede llenar, se basa en la existencia de esta transmutación "primordial" del éter presente en todo el espacio.


"El éter transmutante es la fuente de la creatividad", afirma, añadiendo que si disminuyera su actividad, todo lo físico dejaría de existir, llegando a un estado de "conciencia multidimensional" de la cual se genera el universo físico. El estado del suelo, o la fuente de todas las fuentes.

Rupert Sheldrake, biólogo y coautor de La Mente Evolutiva: Conversaciones sobre Ciencia, Imaginación y Espíritu se refiere a este campo vibratorio como el "campo morfogenético".



Esta "campo-M" (y puede haber muchos campos-M) es un campo de energía subyacente que actúa como un principio de organización para dar forma a los diversos niveles de la realidad. También sugiere que hay "resonancia mórfica", o una resonancia de memorias, algo así como el "campo Akáshico" de Edgar Cayce o el "inconsciente colectivo" de Carl Jung.



Estas memorias dan forma a nuestras mentes hoy, pero subconscientemente.



Sheldrake, quien ha experimentado con mascotas psíquicas y animales, teoriza que la existencia de un campo invisible de influencia, aunque no probado, podría ser el vínculo entre los seres humanos y sus mascotas.


"Los campos mórficos contienen también atractores, que atraen a los organismos hacia estados futuros".

Esto podría explicar por qué un perro puede recoger un cambio en el campo mórfico que le permite conocer que su dueño está a sólo una manzana de distancia.

El campo morfogenético mismo podría estar constituido por "pequeñas ondas mórficas" de energía de resonancia vibratoria, que difieren en magnitud y frecuencia. La onda puede tener una resonancia que sincroniza con la resonancia de una mascota o un ser humano, que entonces, muestra un poco de capacidad "psíquica" de predecir un terremoto u otro desastre que viene.



Y si ellos están entrando a un campo que contiene los recuerdos del pasado, presente y futuro, un paisaje tiempo por decirlo así, podrían tener acceso a cualquier evento en el continuo espacio/tiempo.

Obviamente, no es así de simple, o todos estaríamos viendo fantasmas, extraterrestres, criaturas extrañas, teniendo sueños premonitorios, importantes episodios de déjà vu, y leyendo la mente del otro. Pero si incluso un pequeño porcentaje de las afirmaciones de lo paranormal es cierto, alguien de alguna manera ha averiguado exactamente cómo hacerlo.

Terence McKenna, visionario psicodélico y co-autor de La Mente Evolutiva, señala:


"Una vez que la no-localidad es aceptada, algunas de las cosas que nos interesan son permitidas - telepatía, la información de otros mundos que llegan en el campo morfogenético, y así sucesivamente. "

Sabemos que los experimentos que han demostrado ser de no-localidad son una realidad en el nivel cuántico. Dos partículas continúan afectándose entre sí a distancias extremas.



Lo mismo sucede realmente en un nivel macrocósmico todo el tiempo.

El Universo Sincronizado 

La física avanzada nos dice que un evento en el punto A en el universo no causa que se produzca un evento en el punto B un poco más tarde. En realidad, ambos eventos ocurren al mismo tiempo.



Carl Jung utilizó el término "sincronicidad" para describir el mismo fenómeno a nivel humano.



En su asombroso libro Poder Versus Fuerza, el Dr. David R. Hawkins afirma que una,


"cuestión no se puede preguntar a menos que ya exista la potencialidad de la respuesta ... no puede haber un 'arriba' sin una ya existente 'abajo'."

Las sincronicidades son evidencia de un campo con todo incluido que va en contra del racional y normal justificación de causa y efecto de los eventos que ocurren que desafían nuestra ilusión de la línea entre la realidad subjetiva y objetiva.

Tal vez, el propio universo se basa en los principios de la sincronización.



El físico Claude Swanson educado en el MIT y Princeton, cree que es. Él incluso cree que su teoría del "universo sincronizado" deja la puerta abierta para una gran variedad de fenómenos paranormales que existen en una realidad donde nuestra propia materia funciona de manera sincronizada con todo lo demás.

En su libro, El Universo Sincronizado, Swanson señala que los universos paralelos superpuestos sobre el nuestro pueden diferir en fase o frecuencia de su sincronización. Básicamente, la gente sólo puede acceder a su propia "hoja" universal de existencia, y por lo tanto creemos que es la única que existe. Lo mismo va para algo que se mueve en torno a todos los otras "hojas" de universos paralelos.

Pero si se altera la fase o frecuencia sólo así, y un objeto puede desaparecer de la realidad de uno, y aparece en otra. Como un fantasma...

La teoría del universo sincronizado podría explicar cómo los ovnis pueden aparecer y desaparecer instantáneamente, como se ha reportado en cientos de avistamientos, y como la teletransportaciónpodría lograrse. También podría explicar la existencia de la "energía sutil", la cual, teoriza Swanson, surge de los movimientos acoplados a través de las capas de universos paralelos.



Las energías sutiles, afirma Swanson, son la,


"Estructura coherente que cruza varias de estas realidades paralelas, y por lo tanto son 'dimensiones superiores'."

Lo interesante acerca de la sincronización es que le permite a cada partícula una frecuencia fundamental proporcional a su masa, y también explica cómo las partículas pueden ser sincronizadas, al igual que los nadadores olímpicos, a escalas pequeñas.



Este "sincronización" de la materia y la energía efectivamente permitiría que se produjeran sucesos paranormales, y que sin duda explicaría por qué pueden ocurrir estos sucesos de maneras transitorias e impredecibles.



Fantasmas, experiencias fuera del cuerpo, visión remota, y actividades de psicokinesis y poltergeist, todas pueden ser el resultado de la sincronización de las partículas y la materia entre los distintos niveles de la existencia, creando un medio literal para moverse entre dimensiones de la realidad.


Swanson afirma,


"Los efectos paranormales y la ‘energía sutil’ causan una sincronización a través de universos paralelos adyacentes. Cuando esto ocurre, estos universos adyacentes sincronizan hasta cierto grado con el nuestro. La interacción se vuelve más coherente, más en fase".

Cuando no hay sincronización, experimentamos el otro universo o dimensión como "ruido aleatorio".

La teletransportación incluso se ajusta a la teoría del universo sincronizado.



Swanson señala,


"El comportamiento y la posición de la materia depende de su campo de radiación, que lo mantiene en su lugar, le da la inercia y le permite interactuar con la materia en el universo. Si cambiamos las fases de la radiación entrando en la partícula y saliendo de ella con el pasado y el futuro, podríamos ser capaces de cambiar su posición ".

Esta puede ser la clave para una forma de "Hiper-impulso" que causa la teletransportación.
¿Una explicación de los fantasmas? 

El físico F. David Peat sugiere que las sincronicidades son "defectos" en el tejido de la realidad, fisuras momentáneas que ofrecen a aquellas personas sensibles a ellas una mirada breve al implicado orden subyacente de la naturaleza.

Sabemos por la Ley de la Conservación de la Energía que el flujo total de energía en un sistema debe ser igual al flujo total de energía del sistema, más el cambio en la energía contenida en el sistema.



En otras palabras, la energía nunca muere. Se convierte en otra forma.



Los fantasmas, si éstos representan energía atrapada, pudiera moverse entre dimensiones o universos paralelos por este proceso de sincronización (tal vez usando el campo del punto cero como un vehículo para moverse entre las dimensiones) y se hacen visibles en nuestro mundo porque todavía son energía. Muchos avistamientos de fantasmas implican bolas de plasma y los cambios en las mediciones de campo electromagnético, así como los signos visibles de manipulaciones de energía.



Luces parpadeantes o destellos, estática apareciendo en radios y televisiones, y personas reportando la sensación de su pelo levantándose en la piel o en la parte posterior de su cabeza. Estos también son elementos ampliamente reportados de avistamientos de ovnis (motores de automóviles estancados, apagones, interferencia de teléfonos...).



Obviamente, la energía está presente, y afectando su entorno.

Una vez más, uno se acuerda de la música. Cuando dos o más notas se tocan juntas, o bien crean una hermosa armonía o una ruidosa discordia. Las notas que funcionan bien juntas crean una resonancia. Aquellas que no "hacen música dulce", juntas, crean una disonancia.

Si los sucesos paranormales sólo pueden ocurrir cuando las "dos notas correctas son golpeadas", entonces algo en el cerebro, o el cuerpo, está respondiendo a esas notas y "sintonizando" a los fenómenos que de otra manera están más allá de la percepción.



Todas estas frecuencias existen en el campo, e... incluso nuestro cerebro parece tener acceso a este campo de todas las posibilidades.









El cerebro funciona como un holograma

El neurocirujano Karl Pribram pasó décadas meditando los misterios del cerebro humano y la memoria, y, eventualmente descubrió que el cerebro funcionaba algo así como un holograma, y que la primera vez que uno ve algo, resuenan frecuencias específicas en las neuronas del cerebro, que a su vez envían información sobre las frecuencias a otros conjuntos de neuronas, y el proceso continúa hasta que sus neuronas construyen una imagen de lo que está viendo.



El hecho de que el cerebro parece procesar la información de los patrones de frecuencia de onda, sugiere que la memoria humana puede contener cantidades increíbles de información "de almacenamiento" y, utilizando el mismo modelo holográfico, ser capaz de acceder y recuperar una memoria como una imagen tridimensional.

El modelo holográfico del cerebro podría permitir ESP y telepatía, entonces, por el mismo proceso, de acuerdo con Swanson


"Si el remitente puede hacer que la energía o información se reoriente en algún otro punto en el espacio-tiempo, usando el principio holográfico 4-D, entonces puede recibirse si una persona está allí para detectar la forma de pensamiento."

La investigación de Pribram del cerebro no se detuvo con el modelo holográfico y sus implicaciones para una variedad de interesantes habilidades.



También mostró que el cerebro actúa como un analizador de frecuencia, que literalmente filtra ilimitada información del Campo del Punto Cero, donde existe toda la información posible. Esto permite a la mente tomar y usar sólo lo que necesita, y no ser abrumado con un bombardeo de frecuencias innecesarias que tratan de competir por algún "tiempo cerebral".


Piense acerca de la simple experiencia de déjà vu, lo que puede ser nuestra capacidad de acceder, aunque sea en dosis muy pequeñas, vislumbres de nosotros mismos en un universo paralelo o dimensión, o incluso en el campo de punto cero.



Cuando haya un déjà vu, usted está recordando lo que le está sucediendo a usted en el momento presente.



Eso no tiene sentido. Si que está sucediendo en el momento presente, ¿cómo se puede todavía tener un recuerdo de él? Pero si existen universos paralelos que han "bifurcado" cada vez que tomamos una decisión diferente, entonces tiene sentido que nosotros, en muchos de esos universos, hagamos exactamente las mismas cosas al mismo tiempo exacto.



Un Déjà vu puede entonces ser nuestro intento exitoso de encontrar y sincronizarnos con otra realidad, aunque sea por un minuto o dos. O tal vez estamos accediendo el Campo Punto Cero, que, como el Registro Akáshico de Edgar Cayce, supuestamente contiene los recuerdos de cada pensamiento, acción o evento que ha sucedido o sucederá en el universo.

Si los déjà vu, los sueños y las experiencias fuera del cuerpo, incluyendo las experiencias cercanas a la muerte, nos permiten pasear por un tiempo en otras realidades, se plantea la pregunta - ¿por qué no podemos acceder fácilmente a estas otras realidades todo el tiempo, cada vez que quisiéramos?



Yo podría sugerir que, porque si pudiéramos hacerlo, nos volveríamos locos. Nos sobrecargaríamos de información. Nuestros cerebros funcionan como máquinas de clasificación de la información, sólo entrando en nuestros campos perceptivos lo que necesitamos ver, oír y saber para sobrevivir y, con suerte, prosperar.

Eso no nos impide ser capaces de, cuando meditamos o entramos en un trance o zona fuera en nuestro ordenador, echemos un vistazo a otras dimensiones de la existencia.

La gente hace esto todo el tiempo cuando sueña, cuando saben quién está al teléfono después de sólo un timbrazo, cuando reciben una "mala vibra" de una persona que acaban de conocer. Los espectadores remotos pueden sintonizar una frecuencia en la que la información que están, ya sea enviando o recibiendo, está naturalmente "transmitiéndose", como un psíquico puede recoger frecuencias similares cuando hace una lectura o tiene su propio episodio clarividente.

Si los elementos paranormales operan en una frecuencia diferente, de nuevo tenemos que pensar en el perro que oye un silbido agudo que es inaudible para nosotros.



Muchas especies de serpientes tienen órganos que les permiten percibir el rango infrarrojo del espectro electromagnético y "ver" el calor de otro ser vivo. Los tiburones y las anguilas son ultra-sensibles a los cambios en los campos eléctricos, y algunos insectos pueden ver la luz ultravioleta. Estas criaturas están, evidentemente, observando las cosas que los humanos simplemente no están construidos para observar.

Sin embargo, en algún lugar hay seres humanos que pueden oír los silbatos y las alteraciones sensoriales EMF, así como hay personas que pueden ver auras y otras formas de energía de luz que el resto de nosotros no podemos. Podría ser simplemente una cuestión, por tanto, del nivel de la conciencia o percepción.

Si la energía se está sincronizando, o emergiendo en un patrón coherente del Campo del Punto Cero, o moviéndose a lo largo de un campo morfogenético, o incluso flotando en un mar de quintaesencia, definitivamente hay un terreno fértil y dinámico para el movimiento de esa energía entre nuestro mundo y el mundo de lo paranormal (que podría ser, de hecho nuestro propio mundo, o uno paralelo al nuestro).

Estamos limitados a nuestros cinco sentidos: la vista, el olfato, el oído, el tacto y el gusto. Pero ¿qué pasa con este sexto sentido?



Tal vez ese es un sentido, subdesarrollado en la mayoría, sin embargo, presente en todos, que nos permite encender y sintonizar con las frecuencias que revelan las otras capas de la existencia.

Pienso que en que años atrás, mucho antes de los teléfonos celulares, cuando yo tenía una radio de banca corta, y me encantaba escuchar las charlas de los automovilistas y camioneros. De vez en cuando se cruzaba una charla de banda ancha de un radioaficionado cercano.



Fantasmas, ovnis y otros fenómenos paranormales pueden estar cruzándose a través de nuestro ancho de banda normal, charlas de otra dimensión, o del universo, o en algún punto intermedio.



Normalmente no lo escuchamos, porque usualmente operan en otra frecuencia del todo, pero a veces las señales se cruzan. La conciencia puede ser la clave para saber exactamente qué frecuencia sintonizar para percibir fenómenos paranormales. Piense en eso la próxima vez que escuche la radio.

Sintonice la frecuencia correcta y usted puede encontrarse cara a cara con un fantasma.