lunes, 15 de julio de 2013

Comunicación telepática con animales



¿Alguna vez un animal te ha observado a los ojos y has sentido que te está diciendo algo? ¿Alguna vez te has preguntado si puedes hablar con los animales? ¡Sí es posible!



Comunicación telepática con animales


Quienes compartimos nuestras vidas con animales no humanos y sabemos del amor y apoyo que nos dan, muchas veces hemos intuido que "están a punto de hablar", incluso estamos seguros que nos han "dicho" algo. Y en realidad lo hacen, de un modo distinto a nuestra comunicación verbal transmiten emociones, ideas, cosas que quieren o necesitan que sepamos. Sin embargo, entrenados en la falsa idea de que esto es imposible, tendemos a ignorarlos. La comunicación telepática permite abrir este vínculo de nuevo.


Todos los animales -domésticos o silvestres- pueden comunicarse telepáticamente con nosotros y entre ellos. Caballos, peces, perros, gatos, mosquitos, gallinas, ballenas, cocodrilos, serpientes, arañas, pulgas, pájaros, delfines, vacas, lombrices, anémonas, lagartijas, patos, escorpiones, zebras, o cerdos...etc. Todos ellos (y nosotros incluidos) poseemos la capacidad innata de comunicarnos telepáticamente.


Telepatía significa "percibir a distancia". Es una transferencia de sensaciones físicas, emociones, sonidos, formas, imágenes mentales o una sensación de "simplemente saberlo" que emite el animal con el que me comunico. Ésta comunicación no está mediada por un lenguaje simbólico (en palabras) y por ello permite un conocimiento de primera mano, sin dobles interpretaciones, vaguedad o mentira.

Yo lo llamaría el lenguaje del Ser, pues en mi experiencia lo que vivo es el Ser del otro: un conjunto multidimensional de información que llega de manera instantánea. A partir de ese conocimiento traduzco/interpreto para los humanos interesados un mensaje lineal, verbal, al que estamos más acostumbrados.


Los resultados de la comunicación telepática con animales son tan variados como lo que produce entre los humanos una buena charla con un amigo, alguien que realmente nos escucha y que nos apoya con su presencia, y es sin duda una puerta ancha a la aventura de vivir con una conciencia despierta.


La comunicación entre especies surgió como una "profesión" en Estados Unidos en la década de los setenta, y hoy día está extendida a Europa, Australia y comienza a introducirse ahora en América Latina (principalmente en México y Brasil). Sin embargo, el contacto respetuoso e intuitivo con animales es una constante de las civilizaciones anteriores a la nuestra, como lo son los chamanes de todo el mundo, los indios norteamericanos o los aborígenes australianos. En realidad la experiencia está mucho más a la mano si uno está dispuesto a abrirse a ella: toda persona que mirea su perro, gato o caballo (así como a cualquier otro animal) a los ojos, lo intuye: "hay alguien ahí, en una forma física distinta a la mía, que me está comunicando algo".


La telepatía es accesible a todos los seres humanos, es una capacidad innata que hemos ignorado y deshechado en la actualidad, pero que podría ser una muy valiosa herramienta en esta época de emergencia ecológica, donde una de las constantes ha sido nuestro monólogo y aislamiento como especie. La comunicación con los animales no-humanos puede ayudarnos a vivir de una forma más sabia, plena, conciente y gozosa.


"La comunicación con animales es muy importante ahora y en los años venideros. La vida de los humanos debe expandirse mediante la comunicación con toda la vida o no podrán crecer espiritualmente. Esto no es por los animales -nosotros ya nos comunicamos entre nosotros- Es para ustedes."




Muchas instituciones académicas reconocidas se han avocado al estudio de fenómenos psíquicos como la telepatía o el estudio de los efectos de la conciencia en el mundo físico. Es decir, para la ciencia la telepatía no es ninguna novedad.

Entre otras, están la Universidad de Princeton, con su programa llamado PEAR: Princeton Engineering Anomalies Research; la Sociedad para la exploración científica de la Universidad de Stanford; el International Consciousness Research Laboratories; el biólogo Dr. Rupert Shaldrake quien ha publicado varios artículos sobre la capacidad telepática de los animales no-humanos (teoría de resonancia mórfica): The N'kisiI Project (prueba de telepatía vía un perico africano) y Rupert Shaldrake entre otros.





La ciencia, sin embargo, es una estructura jerárquica que tarda tiempo en transformarse e introducir nuevos paradigmas a su sistema. Para mí, la experiencia y los buenos resultados siempre arriba de los meros rangos de la probabilidad matemática son suficientes. La razón es una herramienta poderosa pero también estrecha para un conocimiento completo de la realidad. La intuición, de la que se desprende la telepatía, es sin duda mucho más gozosa y eficaz.

Personalmente, espero que la telepatía y otras aventuras psíquicas puedan tener una mayor aceptación al seno de la ciencia y eventualmente sean parte de la educación básica de todos los humanos.

En relación específica a la comunicación telepática con animales recomiendo el artículo "Scientific proof of telepaty": Animal Talk.




De perros que saben que sus amos están de camino a casa.
¿De verdad se puede hablar con los animales?

¿Qué dice la ciencia de este tema? Ruppert Sheldrake, científico inglés contemporáneao ha presentado datos sobre telepatía en perros en su libro De Perros que Saben que sus Amos están de Camino a Casa y otras facultades inexplicables de los animales. Comprueba -por medio del seguimiento de cientos de casos- que los perros pueden anticipar el regreso a casa de sus amigos humanos en momentos elegidos al azar, con más de 10 minutos de anticipación y aún cuando la persona esté viajando en taxis u otros vehículos extraños al animal y cuando viento vaya en contra de su olfato.





“De alguna manera, las personas les comunican telepáticamente su intención de volver a casa… sugiero que la comunicación telepática depende de los vínculos entre personas y animales y que estos vínculos no son meras metáforas, si no que son conexiones reales que llamo campos mórficos” Sheldrake indica que la anticipación de los perros se produce incluso si las otras personas que están en casa no saben cuándo será el regreso del miembro ausente de la familia, y en muchos casos se encontró que los perros presentaban conductas anticipatorias en el momento en que la persona decidía regresar… incluso si la persona viaja en avión!!

Uno de sus relatos es el del perro Jackson quien solía esperar al padre de familia, capitán de un barco, cuando regresaba de sus viajes en momentos impredecibles para su esposa o sus hijos. “Jackson era tan infalible en esto, que a veces utilizaba la advertencia para retocarme el peinado y maquillarme antes de la llegada de mi marido, y si estaba preparando la comida utilizaba su predicción para saber cuántos platos poner a la mesa”

Este es solo uno de los 600 casos que analizó el científico de la Royal Society (a la que pertenecieron científicos de la talla de Newton y Einstein entre otros), pero muy probablemente tenemos ejemplos similares “comprobables y visibles” en nuestra propia casa. Cuando nos volvemos a sensibilizar y re aprendemos a hablar con los animales, las coincidencias son muy profundas y asombrosas. En mi experiencia como mediadora y traductora entre perros y humanos, los primeros conocen a profundidad no solo cuando llegamos a casa, si no lo que pensamos, sentimos, queremos, nuestros dolores o gozos más profundos, etc.