lunes, 8 de abril de 2013

AURAS DORADAS, ÁNGELES HUMANOS Y CONCIENCIA MULTIDIMENSIONAL



Los Niños Índigos y Cristal que vinieron al planeta son conocidos comos “niños-de-las-estrellas”. Con frecuencia porque sus almas están más en el hogar en las estrellas, ellos no han encarnado con anterioridad aquí en la Tierra. Ellos vienen en este tiempo en un equipo de “asignación especial” para ayudar a la Tierra y a sus habitantes con su transición y renacimiento como una “Nueva Tierra” dimensionalmente superior. 
Pero mientras que estos seres parecen como seres humanos ordinarios, ellos de hecho tienen acceso a un mayor campo de acción del potencial humano. Ellos son más abiertos a quienes son ellos, más cercanos al reconocimiento de sus orígenes divinos y de su esencia. 
Los niños Índigo han nacido en el Rayo Indigo de Almas de Encarnación y Evolución. Eso significa que ellos tienen acceso a los dones de clarividencia y curación. Ellos son también capaces de acceder lo que ellos pueden denominar como la cuarta y quinta Dimensión de Conciencia, mientras que la mayoría de los humanos tienen acceso solo a la tercera y cuarta.

Este acceso a las Dimensiones Superiores, junto con los dones del Rayo Índigo del alma, significa que los Índigos son naturalmente más inteligentes, más sensibles y más clarividentes. Ellos también son creativos, y con frecuencia son capaces de acceder al hemisferio izquierdo y derecho del cerebro con facilidad, haciéndolos a ellos con dones artísticos, pero también tecnológicamente competentes y aventureros. 

Los Niños Cristal, por otro lado, mayormente han nacido dentro del Rayo Dorado de Encarnación y Evolución. Ellos han nacido en la Sexta Dimensión de Conciencia, con el potencial de rápidamente abrirse al Nivel Dimensional Noveno de la Conciencia Crística Plena, y después desde ahí a la Décima Tercera Dimensión que representa la Conciencia Universal. 

Con esos dones y habilidades, los seres Cristal son inmensamente poderosos y creativos. Muchos de ellos contienen los Rayos Dorado y Magenta, que los hacen a ellos maestros de la Creación, especialmente de la luz y el sonido. Esto se manifiesta como creatividad artística y musical en el plano de la Tierra.

Quienes contienen el rayo Índigo-Plata, son también agraciados como las “madres” y “diosas” del planeta, y llevan vibración femenina de curación y nutrición. Los que están en Rayo Rojo-Dorado, por otro lado, llevan la vibración masculina de la manifestación y son con frecuencia los líderes en el sentido más activo.
El Niño Cristal del futuro será conocido como un ser “Cristal Arco-iris”. Este es Ser Humano Universal de Décima Tercera Dimensión, capaz de portar y transmitir todos los Rayos de Encarnación y Evolución dentro de su campo vibratorio. Ya hay seres Cristal Arco-Iris en el planeta Tierra, pero ellos todavía no se abren a su pleno potencial. 

Lo emocionante en relación con esos desarrollos evolutivos, para la gente ordinaria, es que los seres Índigo y Cristal portan estas vibraciones al planeta en orden de compartirlos con los otros. Tan solo con su presencia, ellos ayudan a otros a moverse dentro de estas nuevas vibraciones y para que se abran también a su potencial pleno. El regalo Índigo-Cristal al planeta es el regalo de Evolución y acceso a su potencial total, para cada uno de los seres humanos en el planeta en estos tiempos, si ellos así lo deciden.

En este punto, mucha gente que está permitiendo esos cambios o transiciones dentro de sus campos de su aura, se han movido dentro de su original estado de conciencia de la Tercera Dimensión dentro estados de los Índigo y después de los Cristal, con la asistencia de los niños que mantienen la vibración.
Ahora estos adultos son capaces de mantener el Rayo Dorado de Evolución en su octavo chakra, y están ayudando a crear una matriz para la Creación de la Nueva Tierra. Esta pulsante luz Dorada puede ser claramente vista en sus auras por quienes con su clarividencia y habilidad pueden percibir los colores del aura. 

El Ángel Humano   
Uno de los regalos de este proceso, es que los Humanos se están volviendo concientes de quien realmente son: que ellos son Espíritus en Cuerpos Humanos, y que ellos son en otras palabras, Ángeles en forma humana.

Nosotros hemos sido concientes de nuestras conexiones con los reinos superiores por muchos miles de años, pero siempre hemos sentido que lo “humano” y el estado material de alguna manera nos “saca” de nuestra herencia angelical. Nosotros hablaríamos de nuestro “Ser Superior”, sabiendo que hemos tenido acceso a este aspecto de nosotros mismos, pero que de alguna manera éste no es completamente parte de quienes nosotros somos, y que solo podía ser accedido en meditación.

Parte de la razón para esto era que nuestras formas físicas estaban encerradas en la Tercera Dimensión, pero nuestro Ser Superior o Ser Angelical era de una mucha más fina y mucho más alta vibración y permanecía más en la Dimensiones Superiores. Así que de esta forma siempre había una “separación” entre la manifestación material del cuerpo humano y de la conciencia y la realidad espiritual.

Ahora, sin embargo, con el cambio vibratorio que el planeta está experimentando, que apropiadamente es llamado “Ascensión”, la Tierra y sus habitantes tienen la oportunidad de “ascender” de la conciencia de Tercera Dimensión hacia las Dimensiones Superiores. Cuando la conciencia asciende más, el mundo superior se acerca más, hasta que ya no hay una “separación” sino una secuencia continua que es llamada “Conciencia Multi-Dimensional".

En este estado, el ser humano es capaz de acceder tanto a los reinos materiales y espirituales con facilidad. Ya no se requiere más la necesidad de meditación intensa, dado que el acceso a los reinos del espíritu es inmediato y evidente. La gente en estado Multi-Dimensional tiene acceso a su presencia angelical o estado Angelical, y se reconocen a si mismos como seres Espirituales o Ángeles que tienen también un cuerpo humano que son capaces de funcionar en el plano material como seres físicos.

En este punto, el Ser Superior y el Ser Inferior puede decirse que se han mezclado, y que el Ser Humano es ahora un Ángel Humano.

Los Ángeles humanos son constantemente conscientes de ellos mismos como Angelicales, Poderosos y Creativos. Ellos no tienen tiempo para cosas como el miedo y los dramas donde hay víctimas. Su tiempo es gastado mejor en la creación de un tipo de realidad en la cual ellos se sientan felices y contentos.

Muchos niños Índigo y Cristal ya están casi en este punto de conciencia, sino completamente dentro de él. Al igual que muchos de los adultos Índigo-Cristal quienes han hecho la transición a este estado. Son estos nuevos seres quienes serán capaces de reclamar su herencia humana y angelical, quienes crearán esta Nueva Tierra.

Es importante establecer, en este punto, que es imperativo que quienes hicieron la transición dentro de la conciencia de sus yo’s angelicales, que sean también concientes de lo importante que eso es para los humanos y que permanezcan bien anclados en los planos o dimensiones materiales. El punto total de la transición es traer el “Cielo” a la “Tierra”, y no desvanecerse en algún estado de un infundado paraíso.

Para los Ángeles Humanos hay trabajo que hacer. La creación una Nueva Tierra que traerá el Cielo a la Tierra. Y dado que el “cielo” no es tanto así como un estado de conciencia, estos Ángeles Humanos deben trabajar para traer los estados superiores de conciencia al plano de la Tierra.
Una vez que sea logrado, entonces habrá nacido una cultura planetaria que respetará a todos los seres como manifestación de la Esencia Divina. Y esta cultura reflejará que el respeto es la paz, la armonía y la creatividad.